Salud, divino tesoro

 

       Contactar - Buscar - Descargas 

 

 
 Página Principal - Frases célebres - Bienestar - Humor - Cocina - Diario Impersonal - Blog

 

Página Principal

Bienestar

Salud

Depresión

Ansiedad

Anorexia

Dependencia y adicción

La relajación

El insomnio

Tabaquismo

 

 

La Ansiedad

 


La ansiedad y el organismo - El ansioso y su entorno - Hacer frente a la ansiedad

La ansiedad resistente
 



Según Beck el ansioso tiene una imagen vulnerable de sí (una catástrofe va a ocurrir), el mundo que le rodea es amenazante (no se puede confiar en nadie), y una imagen imprevisible del futuro, lo que le hace estar constantemente en alerta.

El ansioso o la ansiosa sería la persona que frente a un posible acontecimiento optaría por imaginarse lo peor, si un hijo tarda en llegar: ¿Habrá tenido un accidente? ¿Estará en el hospital? Etc., no se le ocurre pensar que se lo está pasando divinamente o que simplemente no se ha dado cuenta de la hora, que, por supuesto, es lo más corriente. En otras ocasiones será una situación particular las que nos provocará ansiedad.
 

La ansiedad y el organismo


La ansiedad se manifiesta a través de nuestro organismo. Nuestro sistema "simpático" desencadena una serie de sensaciones físicas: aumento de la tensión, ritmo cardiaco, dolores abdominales, aumento de la respiración (hiperventilación), hiperactividad neurovegetativa, etc. En los casos extremos tiene la sensación de que va a morir, que va a volverse loco o de que va a cometer un acto insensato.

La ansiedad se convierte en un circulo vicioso

Las sensaciones físicas alimentan la ansiedad, la ansiedad las sensaciones físicas.

Una ansiedad natural: sentirse ansioso cuando hay razones suficientes y que se basan en la realidad es "normal", la ansiedad tiene una utilidad, prepararnos para la acción, para el combate.

Ejemplos: si corremos el riesgo de perder el tren, nuestra ansiedad va a hacernos ir más deprisa. Si alguien intenta agredirnos, nuestra ansiedad va a prepararnos para el combate o para la huida. No hay que perder de vista que en estos dos casos es una evaluación de la realidad la que pone en marcha la ansiedad, de manera que nuestra manera de ver las cosas es decisiva.

Una ansiedad excesiva: si la ansiedad en ciertos casos puede aumentar nuestras capacidades, cuando ésta es excesiva puede tener el efecto contrario y disminuirlas. En algunos casos puede incluso conducir a cometer errores. Cuando vemos agresores potenciales por todas partes o cuando la simple evocación de una situación nos provoca ansiedad, cuando vivimos una ansiedad permanente podemos considerarnos excesivamente ansiosos. La lista de las situaciones en las que podemos sentirnos ansiosos es enorme, pero esta ansiedad revela en muchos casos por una parte, una mala evaluación de la realidad, por otra, una fragilidad para hacer frente a la situación.

Volver

El ansioso y su entorno


E
videntemente el ansioso necesita controlar su entorno, prever, proteger, vigilar: "ten cuidado con los coches", "llévate el paraguas", "no dejes el coche en cualquier sitio", etc. Se siente responsable y si la catástrofe ocurre se siente culpable y culpabiliza: "no he sido bastante precavido" o "sois unos incapaces, no se os puede dejar solos", en el fondo piensa que puede preverlo todo y poder escapar al accidente, a lo imprevisible.

Volver

Cómo hacer frente a la ansiedad


P
ara resolver un problema hay que hacerle frente. Lo primero que tenemos que hacer es tener clara la situación, reconocer el problema y tomar la decisión de salir de ésta. Si no sabemos cómo, podemos pedir ayuda.

Si nos sentimos capaces de hacer frente al problema he aquí algunas ayudas.

Tener clara la realidad

Cualquier pensamiento que nos produce ansiedad es sólo un pensamiento, no es la realidad sino nuestra manera de ver la realidad, las cosas no son ni buenas ni malas, simplemente son, y somos nosotros los que las vemos bien o mal, peligrosas, negativas, angustiantes, etc., si nos sentimos ansiosos es porque interpretamos la realidad con temor, nos sentimos frágiles, tememos la catástrofe, el accidente o sentimos aprensión a una situación. Intentar ver la realidad tal y como es, sin juzgarla puede ayudarnos a tomar consciencia de nuestra tendencia a la interpretación negativa que hacemos de ésta.

STOP a la ansiedad

Cuando comenzamos a sentirnos ansiosos podemos parar esa tendencia diciéndonos "STOP" , cuanto más intensamente sintamos ese STOP mayor será su eficacia, este STOP es el punto de partida para pasar a analizar la situación, para acceder a un cambio radical en la forma de ver las cosas, sobretodo si nuestra ansiedad no se basa en la realidad, si no es necesaria. A partir de este STOP podemos respirar profundamente, intentar calmarnos y hacer frente, relajados, decirnos he aquí una nueva posibilidad para hacer frente a la ansiedad con calma, poco importa que lo logremos o no, cada toma de consciencia es una victoria sobre la ansiedad.

Visualización

Esta técnica de la PNL (programación neuro-lingüística) consiste en visualizar en nuestra imaginación la situación que nos produce ansiedad, dar una nota de 1 a 10, luego imaginar esta situación como si fuese una obra de teatro interpretada en un televisor blanco y negro, si aun nos produce demasiada ansiedad podemos reducir la talla hasta que ésta no nos produzca ansiedad, a partir de ahí la visualizaremos hacia delante y hacia tras, aumentaremos la talla y repetiremos la misma operación hasta que nuestra ansiedad sea lo menos significativa posible, luego podemos repetirlo en color y acabar imaginándolo lo más próximo posible de la realidad.

Si somos personas que nos representamos las situaciones de manera más sonora que visual podemos hacer lo mismo con sonidos oyendo la situación como si fuese un disco que funciona lentamente, con la voz del pato Donald, por ejemplo, y poco a poco la iremos mejorando hasta conseguir una representación lo más real posible, pero sin angustia. Esta técnica es muy indicada para las situaciones concretas como las fobias o los objetos que nos producen ansiedad.

Volver

La ansiedad resistente


E
n muchas ocasiones la ansiedad es tenaz, nos resiste, hay que tener paciencia, pero en ocasiones inconscientemente nos negamos a abandonar la ansiedad, porque sacamos un beneficio de ésta, por ejemplo: una persona que tiene miedo a los espacios abiertos (agorafobia) no irá a hacer compras y no tendrá que ir a trabajar. Si tal es nuestro caso, nos será extremamente difícil salir de la ansiedad, porque para salir de ésta es necesario que nuestro inconsciente esté de acuerdo, reexaminar las ventajas y los inconvenientes de vivir con o sin ansiedad es necesario para dar el paso decisivo que nos hace vivir una vida más autentica y feliz.

Volver